Feliz debut de Francisco de Manuel en Las Ventas

ABC

02/05/18

Dos jóvenes madrileños tienen un feliz debut como novilleros con picadores en Las Ventas, en el primero de los dos festejos de la Feria de la Comunidad. A pesar del frío, el puente festivo y el fútbol, la plaza registra una buena entrada. Los novillos de López Gibaja, de Plasencia, encaste Domecq, de más lógica presentación que los del domingo pasado, dan juego aceptable.

Francisco de Manuel, de Arganda, ya abrió la Puerta Grande al ganar el certamen «Camino hacia Las Ventas», en 2016. Va a cumplir 18 años. Recibe al tercero, que se mueve mucho, con verónicas, cargando la suerte. Banderillea vistoso, con un buen par al quiebro. Comienza de largo, de rodillas, conecta fácil con el público. El trasteo es desigual, novilleril. No redondea faena pero deja ganas de verlo más. Y mata cruzando con limpieza: oreja. En el último, se ovaciona al picador Jesús Vicente. El diestro vuelve a mostrarse desigual, en banderillas, pero cierra bien el tercio, al quiebro. (Aunque es la hora del fútbol, nadie se va). Comienza con cuatro muletazos, en el centro, que hacen subir la temperatura. Da distancia, adelanta la muleta; a veces, liga bien. Lo mejor, intenta mandar. Esta vez, no mata tan bien, se pide la oreja pero ha de contentarse con la vuelta al ruedo. La salida en hombros hubiera sido excesiva pero queda clara su capacidad.

VER NOTICIA >

La actuación del jovencísimo torero madrileño fue de lo más meritoria

El País

02/05/18

El canto de un duro le faltó a Francisco de Manuel para abrir la puerta grande de Las Ventas en la tarde de su presentación como novillero con caballos en Madrid. Y, si bien la actuación del jovencísimo torero madrileño fue de lo más meritoria, esos méritos no fueron -ni mucho menos- suficientes como para alcanzar tal logro. Eso sí, si su segundo novillo hubiera caído rápido y De Manuel no hubiera necesitado usar el descabello para acabar definitivamente con él, con total seguridad, el presidente habría atendido la petición de oreja y el novillero se habría marchado a hombros.

Ya había concedido antes el usía dos orejas de ínfimo peso, impensables hace no tantos años en esta plaza. Una de ellas la obtuvo el propio Francisco de Manuel en el tercero, tras una actuación muy voluntariosa en todos los tercios. Tras recibir con estimables verónicas al utrero de López Gibaja, De Manuel cogió los palos y banderilleó con más disposición que acierto. Salvo en el último par, colocado al quiebro, se abrió mucho a la hora de clavar, sin el necesario ajuste y pureza. Brindó al público y comenzó la faena de rodillas, aunque pronto tuvo que levantarse. Seguidamente, llegaron las tandas de derechazos y una, solo una, de naturales. De la obra, un tanto acelerada y llena de desparpajo, sobresalió un magnífico pase de pecho, rematado en la hombrera contraria y ejecutado con gran torería. Mató a la primera, afloraron los pañuelos y el presidente no tuvo más remedio que conceder el trofeo.

Habría sido toda una injusticia no darle la oreja a De Manuel teniendo en cuenta que, poco antes, se la había dado a Pablo Mora por una labor de similar peso. El también madrileño, que como su compañero trenzaba el paseíllo por vez primera en Las Ventas, demostró poseer un buen concepto del toreo y ejecutó un puñado de naturales largos y de buen trazo, pero a su faena le faltó la emoción que da la casta. Una casta y fuerza de las que careció ese segundo, y toda la novillada. Pero el chaval, inteligente, sacó a relucir las infalibles -e insoportables- bernadinas de turno, elevando inmediatamente los ánimos. Eso y una buena estocada le valieron la orejita.

VER NOTICIA >

Francisco de Manuel, debut ilusionante en Las Ventas

COPE

01/05/18

Se movió mucho el primer novillo del lote de Francisco de Manuel. Una movilidad engañosa ya que cuando tuvo que poner de su parte, le costó empujar para adelante. El novillero madrileño, que banderilleó con facultades, firmó un trasteo donde prevaleció el buen concepto y la firmeza de plantas. Los de pecho los bordó De Manuel. Una estocada arriba le puso la oreja en el esportón.

Abrió más la cara el sexto, con el que Francisco dejó un buen ramillete de verónicas y una media abelmontada. Tras colocar los palos de nuevo con contundencia, inició de rodillas la faena de muleta. Se vino con todo el novillo y aguantó con agallas el chaval de hinojos. La gente empujó mucho desde el tendido ante la entrega del novillero, pero la faena fue un continuo tobogán en intensidad y acoplamiento. Después de una estocada, Francisco de Manuel tuvo que utilizar hasta el dos ocasiones el descabello. A eso se agarró el palco para frenar la petición de oreja. La vuelta al ruedo compensó el conjunto. Le queda una nueva tarde en San Isidro y ahí deberá redondear todo lo apuntado este 1 de mayo.

VER NOTICIA >

Francisco de Manuel, a un centímetro de la Puerta Grande

EL ESPAÑOL

01/05/18

Uno pretende escribir con urgencia para llegar al menos a la segunda parte. Luego se da cuenta de que los novilleros están en Madrid, que la feria sigue y que lo otro es sólo un partido de fútbol. Es un proceso parecido al de madurar: lo normal es retrasar lo máximo posible la lógica y escribir ligero. Quizá esta novillada tenga el récord de duración de la feria. La vida es como los toros: sitio, sitio. La novillada de Fuente Ymbro, sin hechuras exageradas, se movió.

Francisco de Manuel tocó la orilla por la actitud. El tercer utrero tiró al caballo con estrépito. El novillero puso banderillas: ajustado el segundo par, no calculó bien en el tercero, arreglado todo con el último. De Manuel lo esperó en los medios y por las dos manos se tiró el fuenteymbro por la ventana.

Al natural lo prendió, lo zarandeó como un jinete descabalgado, dando con la cabeza en el lomo. Más en corto, tuvo que tragar y había un peligro inminente. La gente lo vivió con intensidad. Tapándolo, logró algún muletazo. El embroque era de pasar fatiga. Reponía el utrero, montado, vivo, fijo y orientado. Guiñaba a las banderillas. Metido en la muleta transmitía un montón. Se anticipó al natural de Manuel. Enterrada la espada, la oreja se concedió cuando las mulillas echaron las manos.

Le esperó en banderillas el último. De dentro a afuera llegó el mejor par. Acertó en las distancias. No tenía clase el novillo embistiendo pero se movía. Quedaron todas las terminales abiertas en una primera tanda informal. La suavidad funcionaba: buen pase de pecho. Le costó más poderle con la izquierda. La fragilidad alcanzaba los tendidos.

VER NOTICIA >

La entrega de Francisco de Manuel

EL MUNDO

01/05/18

El cornidelantero tercero fue bravo y encastado. Muchos pies, prontitud, repetición y humillación. De Manuel voló bien el capote y banderilleó con disposición. El ritmo de la obra lo marcó el utrero. Que exigía mayor gobierno más allá de la valerosa apuesta del joven de Arganda. Soltó a veces la cara y repuso a izquierdas. La efectividad del espadazo le entregó otro trofeo. El último fue otro novillo notable. Francisco de Manuel bulló con los palos, jugó con las distancias y, avanzada la faena de explosivo inicio de rodillas, le cogió el pulso. Cuando más mandó en la embestida. Se quedó en el umbral de una Puerta Grande que hubiera sido un tanto laxa aun para su entrega total. (Fuerte petición y vuelta tras aviso).

VER NOTICIA >

Oreja para Francisco de Manuel

LAS VENTAS

01/05/18

Francisco de Manuel también se presentaba en Madrid. Ovación tras un torero recibo a la verónica. Cogió el de Arganda los palos, a destacar el tercero al quiebro. El inicio de rodillas fue vibrante y el novillo embistió con largura y transmisión. Fue faena de más a menos pero por garra y disposición supo mantener el interés del aficionado. Estocada entera y oreja en su debut en Las Ventas. Cerca estuvo de abrir la Puerta Grande ya que ante el sexto volvió a repetir esa intensidad. Primero en el capote por templadas verónicas y luego en banderillas. Explosivo inicio de faena en los medios, de rodillas y ligando por bajo por el derecho, rematado con uno de pecho mirando a los tendidos. Tras unos compases más desajustados, volvió a cogerle el rumbo y escuchó olés al natural. Estocada casi entera que necesitó de dos descabellos. Se le pidió la oreja y tuvo que conformarse con la vuelta al ruedo.

VER NOTICIA >

Arrebato de Francisco de Manuel

APLAUSOS

01/05/18

Muy en novillero, Francisco de Manuel paseó un trofeo del utrero de su debut en Madrid. Se vio un buen recibo a la verónica, ganando terreno. Pronto se vio también que el de Gibaja humillaba con buena intención, pero que no le sobraba la fuerza. Banderilleó el propio matador, con más ánimo que lucimiento. El tercer par, al quiebro, fue el más aplaudido. Se recuperó el novillo después, llegando a la muleta con más movilidad. Brindó al público De Manuel, que inició de rodillas y, tras levantarse, continuó con la derecha. Un punto acelerado todo. Siguió sobre la diestra algo más asentado. El novillo era pronto y galopaba, pero le faltaba clase. Buena gestión de distancias a cargo del torero para aprovechar la inercia del animal, pero salió todo un punto embarullado. Conectó el novillero, pero faltó asentamiento y estructura a su labor. Valiente y con ganas siempre. Destacable algún derechazo. Mató de una estocada un punto contraria. La oreja fue generosa.

Dibujó un buen recibo a la verónica al sexto, ganando terreno hasta el medio de la plaza. Buena la media. Abajo metió la cara el de Gibaja en el puyazo y bien picó Jesús Vicente. Volvió a banderillear De Manuel, mejor ahora, más contundente. Conectó mucho con la gente el novillero. Brindó al Gallo de Morón e inició el trasteo en los medios de rodillas. Gran tanda. La gente loca. El novillo se movió pero no acababa de entregarse. Sacó otra limpia serie a derechas. De nuevo, gestionó bien las distancias. Destacó, una vez más, su actitud, sus ganas, su arrojo. Bien colocado al natural, echó la muleta de forma perfecta. Se produjo algún tropiezo porque no había clase en la embestida. Pareció no pesarle la plaza a De Manuel, que se movió por el ruedo con altanería. Lo mejor llegó en las postrimerías con una serie a derechas en la que hubo temple, mando y buen trazo. Tragando. Torero final por ayudados por alto y por bajo. Coronó con una estocada desprendida, sonaron dos avisos, hubo petición y todo quedó en vuelta al ruedo.

VER NOTICIA >

Brillaron los debutantes

MUNDOTORO

01/05/18

Venían con ambiente tras sus inicios en la profesión y sus primeras novilladas con los montados, y en su presentación en Madrid hicieron méritos para seguir sumando. Pablo Mora y Francisco de Manuel defendieron una novillada seria, fuerte y muy astifina de López Gibaja, que se movió más fuera que dentro de los engaños, y más allá de la oreja que pasearon (De Manuel debió cortar otra pero el palco decidió obviar otro día más  una petición mayoritaria) dejaron su sello y su voz en lo alto de un escalafón no sobrado de nombres precisamente.

 

El otro debutante, Francisco de Manuel, ya se hizo ovacionar con el capote en el tercero, que manejó con soltura, ganando terreno. Se quedó el animal crudito en varas y llegó suelto y abanto a banderillas, tercio que cubrió el matador con aparente facilidad pese a las complicaciones que presentó el astado. Faena sobre todo de actitud, iniciada de rodillas en los medios, algo acelerada en ocasiones, fruto de sus ganas, pero resuelta y sin renuncias. Otra buena estocada terminó de inclinar la balanza a su favor.

Volvió a brillar capote en mano en el sexto, igualmente fuerte y más feo, muy amplio de cuna, que como sus hermanos tuvo más inercia que fondo. De nuevo hizo un derroche de ganas Francisco de Manuel, atacado en ocasiones, pero sin dejarse nada dentro. Inició de rodillas en los medios un trasteo que tuvo fases de mucha entidad, sobre todo una serie con la derecha a final de faena y un cierre por bajo con una trincherilla de cartel. Hubo petición mayoritaria tras estocada y dos descabellos pero el presidente decidió dejarle sin Puerta Grande.

VER NOTICIA >

  • Gris Icono de Instagram
  • Gris Icono Twitter